También llamadas brotes de crecimiento.

Para las mamás que las hayan vivido son momentos duros, ya que no entiendes que le ocurre a tu bebé. Para las mamás primerizas es una información vital, no evita que suceda (debe de ocurrir) pero ayuda saber cómo reaccionar y cómo podemos minimizar los daños.

Son situaciones donde el bebé parece no estar conforme con la producción de leche de su madre. Por suerte la mayoría de los bebés experimentan estas situaciones a una edad similar, lo que nos permite entender su comportamiento.

Con BB las hemos pasado todas y puedo decir que hay luz al final del túnel. La lactancia a largo plazo requiere mucha paciencia (como casi todo en la maternidad).

Más información de cada crisis en los siguientes enlaces:

Consejos para superar las crisis

 


FUENTES:
Alba Lactancia Materna: Crisis o brotes de crecimiento
QUÉ SE PUEDE ESPERAR EL PRIMER AÑO. H. Murkoff, A. Eisenberg y S. Hathaway B.S.N